Vuelve la temporada lírica

La actividad operística se retoma este mes de agosto con un programa doble formado por dos obras francesas: L’heure espagnole de Maurice Ravel y Les mamelles de Tirésias de Francis Poulenc en la Ópera de Oviedo. Allí Borja Mariño asumirá un doble papel: además de preparar los ensayos musicales como maestro repetidor y más tarde como pianista en la plantilla orquestal, está ultimando una nueva partitura para una formación reducida, que permita adecuar el número de intérpretes a las circunstancias actuales condicionadas por las medidas de prevención impuestas tras la pandemia de coronavirus.

Mariño, que cuenta con experiencia tanto en composiciones camerísticas como sinfónicas, utilizará una plantilla similar a la de las óperas de Britten en esta versión reducida en la que se espera conservar la riqueza y el tejido de la sonoridad original. Un nutrido grupo de cantantes solistas interpretará las dos comedias que serán dirigidas por el maestro Maximiano Valdés y con producción de Emilio Sagi. Las funciones tendrán lugar en el teatro Campoamor de la ciudad de Oviedo a principios del mes de septiembre.

La colaboración de Borja Mariño con la Ópera de Oviedo se remonta a varias temporadas atrás donde ha colaborado en títulos muy diversos como Carmen, Fausto, Un ballo in maschera, Pelléas et Mélisande, la recuperación de Il duca d’Alba (Donizetti) o el estreno mundial de Fuenteovejuna, además de recitales y otras actividades.br/>

Noticias anteriores